viernes, 29 de junio de 2012

La predicción del matrimonio

Direcciones simbólicas, VII

Príncipe Alberto y Reina Victoria de Inglaterra

La predicción del matrimonio con direcciones simbólicas, según Charles E. O. Carter*


Una de la ventajas de los sistemas que hemos explicado es que muchos problemas de la Astrología Predictiva pueden reducirse, por medio de ellos, a reglas mucho más definidas que las usadas hasta ahora. Por ejemplo, la Astrología tradicional da muchas direcciones como características del matrimonio, tales como buenas direcciones entre los ángulos y Venus, o el Sol o la Luna y los planetas. Estas son válidas hasta donde alcanzan, y pueden ser más útiles empleadas como un complemento de nuestros métodos. Pero son demasiado heterogéneas para usarlas, por sí solas, con seguridad.

Nuestro propósito es demostrar que la medida de un grado por año -la más simple y básica de todos los sistemas- proporciona una guía valiosa para la solución correcta de nuestro problema.

En primer lugar, por supuesto, es necesario considerar cuidadosamente las indicaciones de la carta radical.

En relación con el matrimonio, podemos clasificar  los mapas natales en cuatro categorías:
  1. Matrimonios tempranos, aproximadamente entre los 19 y los 25 años. En estos casos la casa 7 estará configurada favorablemente. Los buenos aspectos del Sol, Venus, Marte o Júpiter al regente de la casa 7, a los planetas situados en ella o al grado en su cúspide aceleran mucho el matrimonio.
  2. Matrimonios entre los 25 y los 30 años, en los que solemos encontrar alguna actuación de Saturno afectando la casa 7. Incluso bien configurado, Saturno retrasa el matrimonio. 
  3. Matrimonios tardíos, de los 30 en adelante, en los que encontraremos aflicciones severas de la casa 7.
  4. Mapas que no prometen matrimonio de ninguna manera, en los que normalmente encontraremos el Sol (en nacimientos femeninos) o la Luna (en nacimientos masculinos) estrechamente configurados con Saturno.
Venus afligido por Saturno puede retrasar el matrimonio, pero no lo impide necesariamente. Aflicciones violentas a la casa 7 indican experiencias variadas y posiblemente trágicas, pero no implican celibato.

Una vez clasificado nuestro horóscopo de acuerdo con los criterios anteriores, dirigiremos nuestra atención a Venus, que es, en ambos sexos, el principal indicador del matrimonio considerado como un acto de cooperación o unión.

Nuestra regla general es que el matrimonio tendrá lugar cuando Venus, por la medida de un grado, forme un aspecto al regente, ocupante o cúspide de la séptima casa; o reciba un aspecto de alguno de ellos.

El matrimonio puede adelantarse por uno o dos años si, durante la formación del aspecto anterior pero antes de alcanzar el punto de aspecto exacto, Venus forma algún otro aspecto favorable al matrimonio.

Como de costumbre, si en un mapa que promete matrimonio temprano no podemos encontrar un buen aspecto entre Venus y el regente, ocupante o cúspide de la casa 7, debido a su ubicación radical, entonces podemos mirar aspectos formados por Venus al Sol o (con menos frecuencia) a Júpiter, o bien por éstos a Venus.

No deberíamos preocuparnos demasiado por las malas direcciones coincidentes que comúnmente ocurren, especialmente las oposiciones. El matrimonio es un tiempo de reajuste y, sin ser cínicos, podemos decir que frecuentemente de tensión y stress. En tales circunstancias no es raro encontrar una o dos oposiciones.


Consideremos algunos ejemplos bien comprobados:

1. Como caso de matrimonio temprano podemos citar el de la Reina Victoria, quien se casó con el Príncipe Consorte a los 20 ¾ años.



Podemos esperar un matrimonio temprano por Júpiter, regente de la casa 7, en sextil con Marte.

Añadiendo  20 ¾º a Venus avanzamos hasta  17 ¾º de Tauro, ¾º después de la cuadratura con Júpiter. Si añadimos  20 ¾º a la cúspide de la casa 7, ésta se sitúa exactamente en trígono con Venus. Urano, al que en este mapa podemos conceder alguna relevancia en la casa 7, recibe una oposición del Sol.

En el horóscopo del Príncipe Consorte, que se casó a los 20 ½, encontramos a Saturno, que estaba en casa 7 natal, avanzando por dirección hasta ½º antes del punto exacto de trígono a Venus. Júpiter, regente de la casa 7, está cerca del trígono con la Luna, la Luna en sextil al regente del ascendente, y la cúspide de la casa 7 recibe buenos aspectos.



En esta natividad Saturno tiene una mezcla de efectos de las casas 7 y 8. Los magníficos aspectos de Venus indican matrimonio temprano.


En el mapa del rey Eduardo VII el sextil de Venus en Libra con el regente del ascendente tiene el mismo significado; él se casó poco después de los 21. La Luna, regente parcial de la casa 7, rebasaba en 1º el punto de conjunción con Venus. La cúspide de la casa 7 formaba una cerrada cuadratura con Venus.




En el mapa de la duquesa de York** Venus está en trígono exacto con Júpiter en la casa 7.
** Carter se refiere a la Reina Madre Isabel (Queen Mother Elizabeth), pero no incluye en su libro ni los datos natales ni el gráfico de la carta natal. De hecho, todos los gráficos de mapas natales incluidos en esta traducción los he añadido yo, pues ninguno de ellos aparece en la edición original. En la base de datos de Astrodienst se incluye una  carta natal de la Reina Madre Isabel clasificada como Dirty Data (datos muy poco confiables), que, evidentemente, no es la que utilizó Carter, ya que en la versión de Astrodienst ni Venus ni Júpiter están en la casa 7.


2. El matrimonio tardío está indicado en el mapa del rey Jorge por Saturno en casa 7, aunque exaltado y bien aspectado. La dirección Sol sextil Venus es exacta, y la sesquicuadratura Venus-Saturno está a sólo 1º del punto exacto. La Luna sobre la cúspide de la casa 7 hace trígono a Urano, muy exacto en el tiempo -pero esto queda fuera de nuestra regla y lo mencionamos sólo incidentalmente.


El mapa de la reina María muestra a Venus en conjunción exacta con Mercurio, regente parcial de la casa 7.


Como un ejemplo más de esta clase, puedo citar el caso de un hombre, nacido en Yorkshire, el 17 de octubre de 1887, con  11º de Escorpio ascendiendo. Tenía Neptuno en casa 7, en quincuncio a la Luna, y Venus débil en Virgo. Además, la Luna después del sextil de Marte, tiene la cuadratura de Saturno en Leo.



Se casó justo después del estallido de la Gran Guerra, y, siendo un reservista, marchó al extranjero al día siguiente y lo mataron sobre el Aisne. Tenía entonces 27 años.

Aquí el regente de la casa 7 es la misma Venus, que está también cerca del trígono con Neptuno, el cual ocupa esa casa, y no forma ningún aspecto en su juventud, excepto una más bien débil sesquicuadratura a los 24 ½. Lo mismo sucede entre la cúspide de la casa 7 y Venus. Podemos entonces mirar Venus y el Sol, y encontramos que éste llega al sextil exacto a los 27. Hacia el mismo tiempo el regente de la casa 1, Marte, hace trígono con Neptuno.

El duque de York [Jorge VI de Inglaterra] se casó poco después de los 27. Venus, en su nacimiento, estaba en Escorpio, en cuadratura con Júpiter y a sólo 9 grados de Saturno, de manera que deberíamos clasificar este caso como un matrimonio algo tardío.




Tenemos Júpiter sextil Venus y Marte, regente de la casa 7, en trígono a la cúspide de la casa 7, ambos exactos, mientras que Venus está en biquintil a la cúspide de la casa 7, 1º de margen. La Luna está en conjunción exacta con el Sol y el ascendente en conjunción exacta con la Luna, ambos por dirección de un-grado. No podemos pasar por alto indicaciones tan claras y poderosas como éstas.


Indicaciones duodenarias

Tomando solamente Venus, encontramos:-


Es interesante observar que encontrar las nueve direcciones duodenarias enumeradas más arriba me llevó menos de un cuarto de hora. Un trabajo semejante por medio de algún método astronómico tomaría un tiempo considerablemente mayor (en el caso de las Primarias casi indefinido), y aquellos que ignoran o atacan los métodos simbólicos tendrán dificultades para encontrar resultados tan consistentes como éstos.

Además del matrimonio considerado como un pacto legal y una unión entre dos personas para los fines generales de la vida, no debemos dejar de mencionar el aspecto físico del contrato; pero para la información de los versados en astrología bastará con puntualizar que esto viene generalmente indicado con claridad por los aspectos que se forman entre las casas 5 y 7, es decir, entre sus regentes, ocupantes o cúspides. Un aspecto fuerte de este tipo se hallará normalmente coincidiendo con el matrimonio. Esto constituye una comprobación adicional para el pronóstico del matrimonio.

© 2012, Julián García Vara, por la traducción
__________________________________________

* El texto de esta entrada constituye la traducción íntegra del capítulo 3 del libro Symbolic Directions in Modern Astrology de Charles E. O. Carter. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada