miércoles, 25 de agosto de 2010

Selección de armónicos



A lo largo de los meses de julio y agosto he venido publicando en este blog mi traducción de los capítulos 4, 5, 6 y 7 del libro de David Hamblin, Harmonic Charts. A New Dimension in Astrology, editado en Gran Bretaña por THE AQUARIAN PRESS en 1983. El libro consta de 23 capítulos, además del prefacio de Charles Harvey, la introducción y los apéndices y notas. Ya antes había traducido el capítulo 22, Armónicos del círculo diurno, que se halla expuesto en el blog Astrodigitalia. Los capítulos 4, 5, 6 y 7 están dedicados, como hemos visto, a los armónicos cuarto, quinto, séptimo y noveno, respectivamente. Casi todo el libro de Hamblin se centra en el estudio de esos cuatro armónicos, cuyas notas esenciales están explicadas en esos cuatro capítulos que he seleccionado. Los capítulos comprendidos entre el 8 y el 19, ambos inclusive, se ocupan de consejos generales para la interpretación de cartas armónicas, recetas para descifrar aspectos de cada posible par de planetas en cada uno de esos cuatro armónicos, estudio de casos en profundidad, sinastría armónica, cartas armónicas para acontecimientos mundanos y tránsitos armónicos. La mayor parte del contenido de estos capítulos puede ser deducida lógicamente de los cuatro capítulos precedentes -los que he publicado aquí- junto con un conocimiento medio de las normas generales de interpretación de cartas astrales en la forma habitual en occidente. Por tanto, lo más esencial del libro de Hamblin está ya disponible para los lectores de habla hispana. En cuanto a los tres primeros capítulos, el capítulo 1 (¿Qué son los armónicos) y el capítulo 3 (Cálculo y presentación) no nos cuentan nada que no esté ya explicado en la entrada Armónicos, aspectos sin barreras (4 de enero del 2010), que contiene mi traducción del artículo del mismo nombre de Zip Dobyns, o en el artículo de Eloy R. Dumon Armónicas en astrología. Pero en el capítulo 2, que es, con mucho, el más breve de todo el libro (apenas alcanza una página y media) nos explica Hamblin muy sucintamente las razones que le llevaron a limitar su trabajo con cartas armónicas a los cuatro números ya mencionados (A4, A5, A7 y A9). Dada su extrema brevedad, por muy poco esfuerzo más incluiré en esta misma entrada la traducción completa del capítulo 2. A las razones que en él expone Hamblin para limitar a cuatro el número de cartas armónicas con el que trabajar (en realidad cinco, porque la llamada "carta radical" es también una carta armónica, la A1), debemos añadir un importante detalle que él no menciona. Actualmente casi todos los programas de cálculo de cartas astrales incluyen la opción de cartas armónicas, cuyos datos y gráficos pueden obtenerse al instante con una inversión mínima de esfuerzo (a veces basta con pulsar una tecla). Pero cuando Hamblin escribió su libro, los programas no habían incorporado todavía esa opción (lo harían más adelante, en gran parte como consecuencia de la publicación del libro de Hamblin). Por tanto, los cálculos y los dibujos de las cartas armónicas los hizo Hamblin a mano, lo que supone un mérito añadido. Con los medios ya disponibles, no tenemos por qué ser tan restrictivos, pues ahora cuesta muy poco trabajo echar un rápido vistazo a una docena de armónicos o a más.



David Hamblin.
Cartas armónicas. Una nueva dimensión en astrología.
____________________________

CAPÍTULO 2

¿Qué armónicos?


Se puede dibujar una carta armónica para cada número; por tanto, el número de cartas armónicas que pueden calcularse para cada carta natal es ilimitado. Pero trazar un número infinito de cartas armónicas requiere una cantidad de tiempo infinita; debemos, por tanto, hacer una selección racional de aquellas cartas armónicas que probablemente resulten ser las más útiles para la interpretación. Para el astrólogo practicante la selección tiene que ser muy restrictiva: no querrá calcular y dibujar una carta armónica a menos que pueda esperar razonablemente encontrarla útil.

Mi recomendación es que el lector se concentre sobre cuatro cartas armónicas en particular: los armónicos cuarto, quinto, séptimo y noveno (Los lectores que deseen experimentar con otros armónicos serán, por supuesto, bien recibidos; pero éstos son los que yo he encontrado más útiles).

El argumento para los armónicos quinto y séptimo es simplemente que el Cinco y el Siete son los dos primeros números primos después del Dos y el Tres, y, por tanto, la cualidad del Cinco (Fiveness) y la cualidad del Siete (Sevenness) son los dos primeros principios nuevos que no son revelados por la carta natal ordinaria. Trazando las cartas A5 y A7, podemos obtener una comprensión de las cualidades del Cinco y del Siete en la personalidad del individuo. De hecho, para aquellos lectores que crean que dos cartas armónicas son bastantes para empezar, yo recomendaría los armónicos quinto y séptimo como los más valiosos.

El argumento para las cartas armónicas cuarta y novena es diferente. El Cuatro y el Nueve no son números primos, pero son los cuadrados de Dos y Tres respectivamente. Por tanto, calculando las cartas A4 y A9 no ganamos una comprensión de nuevos principios, pero obtenemos un cuadro de la pura Dualidad y la pura Trinidad, aislado de otras características de la carta.

Hay lugar para la duda acerca de cuál es la mejor carta armónica para mostrar el principio de la Dualidad pura. He experimentado con las cartas armónicas cuarta y octava y he llegado a la conclusión de que la carta armónica cuarta es más útil. La carta A4 también tiene la ventaja de que es la utilizada en el sistema de puntos medios de Reinhold Ebertin, de modo que aquellos lectores que deseen usar tanto puntos medios como armónicos pueden obtener los puntos medios directamente de la carta A4.

La carta A9 no solamente describe la Trinidad pura, sino que nos lleva a un nivel de Trinidad que no podemos penetrar por ninguna otra vía, porque el novil (una novena parte del círculo) no es un aspecto que se use en astrología ordinariamente. La carta A9 puede, por tanto, proporcionar información tan novedosa como la obtenida de las cartas A5 y A7.

En los capítulos 4-7 discutiré la interpretación del significado de las cartas A4, A5, A7 y A9. En el capítulo 20 diré algo acerca del significado de algunas otras cartas armónicas.






martes, 24 de agosto de 2010

Aspectos en la carta A9



David Hamblin
Cartas armónicas.
Una nueva dimensión en astrología.

___________________________

CAPÍTULO 7

La carta del noveno armónico.

(Cuarta parte)


Conclusión

Usando estos y otros casos, podemos ahora hacer sugerencias para la interpretación de aspectos en la carta A9.

Conjunciones

Cuando dos planetas están en conjunción en la carta A9, la persona es capaz de experimentar alegría, paz y felicidad en la relación entre esos dos principios planetarios, tal como se manifiestan en su propia personalidad y en el mundo exterior. En la medida en que experimenta alegría y felicidad, es capaz de difundirla hacia otras personas. Esta alegría y felicidad parece ser el resultado de una comprensión de la verdadera relación entre esos principios planetarios: los acepta tal y como son y no trata de cambiarlos. Esta comprensión y receptividad puede conducir a poderes psíquicos, al menos cuando la Luna está involucrada. También puede conducir a actividad artística, en la cual el objetivo es difundir felicidad a través de la re-creación de la verdad y la belleza que se ha visto en el mundo, más bien que la creación de una realidad nueva en la propia imaginación. Dependiendo de la naturaleza de los planetas involucrados, el armónico noveno puede también estar conectado con la fe religiosa y la espiritualidad. También puede tener las cualidades de inocencia y humildad.




Oposiciones

Cuando dos planetas están en oposición en la carta A9, la persona está esforzándose hacia la alegría y la paz que pueden resultar de la conjunción. La interpretación es la misma dada más arriba, salvo que la felicidad es alcanzada a través de esfuerzo en lugar de sobrevenir espontáneamente. A veces uno de los planetas es proyectado sobre el mundo exterior, y representa el tipo de felicidad o realización que la persona espera conferir a los demás a través de la intervención de los otros planetas.

Cuadraturas

Aquí la connotación de esfuerzo es aún más intensa: las cuadraturas en la carta A9 muestran a la persona esforzándose activamente hacia un tipo de felicidad, fe o iluminación. Algunas veces pueden estar conectadas con repentinas revelaciones espirituales.

Semi-cuadraturas
[Hamblin incluye bajo este epígrafe también a las sesqui-cuadraturas]

Estos aspectos pueden ser insignificantes por sí mismos, a menos que estén enlazados con dos o más planetas que estén en oposición o en cuadratura unos con otros. Cuando están conectados de esa forma, el planeta que está en semi-cuadratura con los otros planetas puede representar una cualidad que la persona siente que está ausente en su propia búsqueda de iluminación, pero que constantemente tratará de integrar con los otros planetas para que le ayude en su búsqueda.



Trígonos

Representan un tipo de placer aún más puro, que (dependiendo de la naturaleza de los planetas involucrados) puede llamarse éxtasis, dicha o serenidad. En la práctica, sin embargo, es a menudo difícil diferenciar entre la interpretación del trígono y la de la conjunción.

Sextiles

Cuando dos planetas están en sextil en la carta A9, la persona está esforzándose hacia el tipo de felicidad pura representado por el trígono.

Semi-sextiles y quincuncios

Estos aspectos son probablemente insignificantes por sí mismos, excepto cuando forman parte de una configuración más amplia, y muestran cómo la persona puede compenetrar las características "difíciles" y "fáciles" de su carta A9 en un patrón unificado de iluminación.

Para la gente "ordinaria", que no posee poderes psíquicos ni la capacidad de experimentar un éxtasis místico (o que quizás no están dispuestos a contar que poseen este tipo de cosas), el mejor modo de interpretar la carta A9 parece ser verla como una clave acerca de la forma en que una persona puede encontrar felicidad. El problema con el armónico noveno es que parece ser recesivo: algunas personas no se dan cuenta de las potencialidades de su carta A9 hasta poco antes de su muerte, y otras (quizás la gran mayoría) nunca toman conciencia de ellas totalmente. Por lo tanto, podemos mirar la carta A9 de una persona tal como Richard Nixon y ver en ella aspectos que no parecen tener relación con su personalidad: es como si nunca hubiera aprendido a vivir en el modo del armónico noveno. Pero la gente desea felicidad, aunque pueda no saber cómo encontrarla; y para aquellos que están dispuestos a aprender, la carta A9 puede ser de gran valor.

Pero está claro que el armónico noveno va más allá de esto, quizás hasta áreas que son difíciles de expresar en palabras. De hecho, en la investigación del armónico noveno (incluso más que en la de otros armónicos) experimento una fuerte sensación de emoción y también de respeto, como si estuviera pisando tierra santa, y circulando por el borde de algunos de los grandes secretos del universo. Ciertamente siento que no he dado más que unos pocos pasos vacilantes hacia el centro del misterio. Pero espero que este libro pueda al menos inspirar a algunos lectores para llevar más lejos la investigación y (en el verdadero espíritu del noveno armónico) compartir sus hallazgos con el mundo.



lunes, 23 de agosto de 2010

Armónico 9: iluminación y arte

Corot, El Muelle de los Pastos en Ginebra


David Hamblin.
Cartas armónicas. Una nueva dimensión en astrología.
____________________________

CAPÍTULO 7

La carta del noveno armónico.

(Tercera parte)


La búsqueda de la iluminación

El Dr. Albert Schweiter
tiene una carta A9 fuerte, pero está formada por configuraciones que ya eran fuertes en la carta radical. En la carta radical hay una cerrada conjunción Sol-Mercurio y también una muy cerrada cuadratura en T de Saturno en oposición a Urano y en cuadratura con Marte.


Armónico 9 de Albert Schweiter
14 de enero de 1875, 23h 21m GMT
Kayseburg, 7E16, 48N09

Pero en la carta A9 esas dos configuraciones están unidas entre sí y también con Venus, de manera que el Sol (cerca del Descendente) está en conjunción con Mercurio, Venus y Urano, en oposición a Saturno y en cuadratura a Marte. Esto muestra que Schweitzer puede alcanzar alegría y satisfacción activando las fuerzas de la cuadratura en T radical de una manera propia del noveno armónico: esto es, dedicándose a su propio desarrollo espiritual y al servicio de la humanidad.

Carl Gustav Jung también tiene una carta A9 fuerte. El Sol está en una cerrada cuadratura con Neptuno en la carta radical, pero en la carta A9 el Sol y Neptuno se unen con Mercurio, Júpiter, Saturno y Plutón para formar una Gran Cruz.


Armónico 9 de Carl Gustav Jung
26 de julio de 1875, 7h 30m p.m. aprox. (18h 53m GMT)
Kesswill, Suiza, 9E19, 47N36

El contacto del Sol con cuatro de los cinco planetas exteriores muestra la capacidad de Jung para desarrollar una comprensión profunda y universal de la condición humana; y la participación de Mercurio muestra su habilidad para expresar esta comprensión en palabras y comunicarla a los demás.

En el caso de Jung, como en el de Schweitzer, el énfasis está sobre el Sol, no sobre la Luna. La Luna en la carta A9, como hemos dicho, está relacionada con poderes psíquicos; el Sol no conlleva esta connotación, sino que está relacionado más bien con el desarrollo de iluminación personal y comprensión. La conjunción Sol-Júpiter (que vimos también en el caso de Rudolf Steiner) muestra la aceptación de sí mismo por parte de Jung como un maestro o guía en la iluminación de los demás; pero, como el Sol está también en conjunción con Saturno, Jung siente que debe dirigir sus enseñanzas hacia la tierra, y relacionarlas con detalles mundanos de la vida y el sufrimiento humanos, tanto como con la realidad transpersonal.

También podemos ver que, tanto en el caso de Jung como en el de Schweitzer, el énfasis está en las oposiciones y cuadraturas. Estos aspectos "duros" introducen un elemento de Dualidad en la pura Trinidad del noveno armónico, y muestran que hay que realizar un esfuerzo para alcanzar la iluminación. (Para Rudolf Steiner, en cambio, con su masiva conjunción en la carta A9, el desarrollo espiritual llega fácilmente: el esfuerzo de Steiner estaba en los otros armónicos, no en el noveno.)


Artistas creativos

Podemos mirar también el noveno armónico en las cartas de los artistas creativos. En el capítulo anterior dijimos que los armónicos quinto y séptimo representan creatividad en el sentido de inventiva: la habilidad para inventar nuevas versiones de la realidad. Pero el armónico noveno también juega un papel en la creatividad. Representa la habilidad para sumergirse en los alrededores y obtener de ellos las cualidades A9 de alegría, paz y comprensión, de modo que uno puede entonces pasar estas cualidades a los que le rodean a través de un proceso de re-creación. Un artista cuyo armónico más fuerte es el noveno está, por tanto, actuando como un canal para las fuerzas que encuentra fuera de sí mismo, mas bien que creando una realidad nueva en su propia imaginación.

Además, puesto que el armónico noveno tiene que ver con llevar felicidad a la vida de otras personas, un artista que está expresando el noveno armónico puede parecer más amable en el tono, más relacionado con placer e incluso con entretenimiento, que uno que esté expresando el armónico quinto o el séptimo. Un artista que está tratando de impresionar al mundo con la grandeza de su visión y la originalidad de su inspiración o su estilo es más probable que obtenga su fuerza de los armónicos quinto y séptimo. En la práctica, sin embargo, no hay casos claramente definidos de personas del quinto, el séptimo o el noveno armónico: todo el mundo tiene algún grado de fuerza en cada uno de los armónicos, y sus efectos se están mezclando constantemente. Por lo tanto, para llevar a cabo una evaluación completa de un artista (o de cualquier otra persona) tenemos que mirar todos los armónicos juntos.

Un ejemplo de pintor cuyo armónico más fuerte es el noveno es el paisajista Camille Corot.


Armónico 9 de Camille Corot
16 de julio de 1796, 1h 21m GMT
París, 2E20, 48N50

La carta A9 de Corot contiene un Gran Trígono de Venus, Júpiter, Urano y Plutón, con Venus-Júpiter en oposición a Saturno y Urano opuesto a Neptuno; el Sol está en trígono con Mercurio que está también en conjunción con Venus (así que Venus es el planeta fundamental de esta carta). A lo largo de su vida Corot se esforzó por re-crear en pintura la belleza que veía delante de él:
La cualidad de su pintura se debía al contacto directo con la naturaleza, su observación de la luz, su apreciación de los distintos tonos de color, su sentido de la composición y su percepción de la atmósfera. [Bernard Dorival]


Corot, Orfeo y Eurídice

No permitió que el realismo se interpusiera en el camino de una poesía y belleza esquivas: a través de la realidad, perseguía aún algo intangible. Antes de morir confesó: "Me parece que nunca he aprendido a pintar el cielo. Que lo que hay ante mí es mucho más hermoso, más profundo, mucho más transparente". [Gäeton Picon]
Esta toma de conciencia de la inadecuación de su esfuerzo por trasladar la belleza celestial a la pintura mundana está bien representada por la oposición de Venus-Júpiter con Saturno en su carta A9.


Charles Dickens es un ejemplo de escritor cuyo armónico más fuerte es el noveno.


Armónico 9 de Charles Dickens
8 de febrero de 1812, 0h 04m GMT, aprox.
Portsmouth, 1W06, 50N48

Su carta A9 contiene un complejo patrón de planetas, dominado por trígonos y sextiles, pero con una oposición exacta de Venus con Júpiter. Dickens, como Corot, trataba de registrar exactamente lo que había visto, y, más directamente que Corot, estaba motivado por un deseo de traer felicidad a la vida de otras personas. Un crítico contemporáneo escribió:

Nadie piensa en Dickens como un escritor ante todo. Él es, al mismo tiempo, a través de sus libros, un amigo. Forma parte de los amigos íntimos de cada persona de temperamento amable y buen corazón (...) No es en su carácter puramente literario donde nos ha aportado más, sino como un hombre de la mayor humanidad, que ha usado la literatura simplemente como un medio por el que ponerse a sí mismo en relación con sus semejantes. [Charles Eliot Norton]

Y Dickens dijo de sí mismo:

Tengo mucha fe en los pobres; siempre pondré en juego lo mejor de mi capacidad para presentarlos a una luz favorable ante los ricos; y espero que nunca cesaré, mientras viva, de abogar porque sean hechos tan dichosos y sabios como permitan las circunstancias de su condición, por la mayor mejoría que admita su evolución.

Este deseo de mitigar el sufrimiento de otros se muestra bien en la oposición de la Luna con Saturno, cerca de los ejes Ascendente-Descendente y M.C-I.C. en la carta A9 de Dickens.


Un patrón confuso

Por último veremos un caso de un tipo bastante diferente: la carta A9 del actor Peter Sellers.


Armónico 9 de Peter Sellers
8 de septiembre de 1925, 5h 00m GMT
Portsmouth, 1W06, 50N48

Hay muchos contactos en esta carta; de hecho, hay dos Grandes Trígonos separados (Luna-Mercurio-Venus y Marte-Saturno-Urano) que claramente dieron a Sellers la capacidad para una gran cantidad de alegría. Pero los Grandes Trígonos están situados en direcciones opuestas, como una Estrella de David; y en ese entrecruzamiento hay cuatro oposiciones separadas (Sol-Plutón, Luna-Urano, Venus-Saturno y Júpiter-Neptuno). En realidad, si permitimos orbes ligeramente más amplios, Mercurio queda también en oposición con Marte, y entonces tenemos a los diez planetas involucrados en cinco oposiciones separadas.

Así pues, la impresión de conjunto que produce esta carta es de confusión y falta de dirección; y ésta es también la impresión producida por la biografía de Sellers. Peter Sellers no tenía un noveno armónico débil: él sabía lo que era la felicidad, pero no sabía dónde podía encontrarla: "Desde una edad temprana la religión fascinó a Peter Sellers, le interesaba y le persiguió a través de los años" [Peter Evans]. Probó con la Iglesia, experimentó con el espiritualismo (parece probable que tuviera algunos poderes psíquicos), pero no se comprometió con nada por mucho tiempo. Sobre todo buscó la felicidad por imitación de otras personas, y su gran receptividad a las cualidades de los demás está quizás representada por el Gran Trígono de la Luna, Mercurio y Venus.

____________________________________________

NOTA sobre la fiabilidad de los datos de Peter Sellers

En el Apéndice IV de Cartas armónicas. Una nueva dimensión en astrología (p. 318) David Hamblin dice que, según
The American Book of Charts, de Lois M. Rodden, Peter Sellers habría nacido en Londres
el 8 de septiembre de 1925, a las 6h 00m a.m. BST. Pero a continuación afirma que Peter Evans, en Peter Sellers, the Mask behind the Mask, deja claro que el nacimiento tuvo lugar en Portsmouth. Y añade que Fowler's Compendium of Nativies, de Jadwiga M. Harrison, corrige la hora de nacimiento a las 5h 00m a.m. GMT, pero da las posiciones para las 5h 00m a.m. BST. Hamblin se decanta por las 5h 00m GMT, que es la que ha utilizado en su análisis.



viernes, 20 de agosto de 2010

Armónico 9 y poderes psíquicos



David Hamblin.
Cartas armónicas. Una nueva dimensión en astrología.
____________________________

CAPÍTULO 7

La carta del noveno armónico.

(Segunda parte)


Poderes psíquicos

Pero conocimiento también conlleva poder. Si un hombre tiene una verdadera comprensión del mundo, puede ejercer poder dentro de él. Cada uno de los armónicos tiene su propio tipo de poder; pero el Nueve es quizás el más realmente poderoso de todos los números que hemos considerado, aunque su poder es esencialmente no-asertivo.

Ciertamente es notable cómo los líderes religiosos y visionarios, y personas con poderes psíquicos de clarividencia, sanación, u otros semejantes, tienden a tener cartas A9 muy fuertes. Como ejemplo, podemos tomar a Rudolf Steiner, el gran líder espiritual y fundador de la Antroposofía, cuya carta A9 ha sido ya analizada por Suzanne Lilley-Harvey. La declaración de Steiner acerca del conocimiento (citada al final del artículo de Lilley-Harvey) es una excelente descripción del conocimiento verdadero que queda bajo la jurisdicción del noveno armónico:

El conocimiento perseguido solamente por el enriquecimiento del aprendizaje personal y la acumulación de tesoros personales, te deja fuera del camino: pero todo conocimiento perseguido por el crecimiento hacia la madurez dentro del proceso de ennoblecimiento humano y evolución cósmica, supone un paso adelante.

En realidad, Rudolf Steiner (como Goethe, a quien admiraba profundamente) es un notable ejemplo de alguien cuyas cartas armónicas son todas fuertes. Pero el noveno armónico es incuestionablemente el más fuerte.

Armónico 9 de Rudolf Steiner
tal como aparece en el libro de David Hamblin.
(Sobre la fiabilidad de los datos natales
usados
por
Hamblin, véase la nota al respecto un poco más abajo)

Contiene una séxtuple conjunción de Saturno, Marte, Mercurio, la Luna, Plutón y Neptuno, agrupados alrededor de una conjunción muy cerrada de Luna, Mercurio y Plutón. Esta es una de las conjunciones más masivas que yo he visto en una carta armónica, y podemos deducir que fue a través de la asociación de estos seis planetas en el armónico del conocimiento que Steiner adquirió sus poderes de clarividencia y sus iluminaciones de verdades cósmicas y humanas. Las verdades que Steiner reveló son esencialmente de tipo universal (Neptunianas); pero la cuadratura Urano-Neptuno muestra los esfuerzos que hizo Steiner por hacerlas relevantes también para la personalidad individual humana.

Todavía queda un problema sin resolver en la carta. La conjunción Sol-Júpiter muestra la aceptación de sí mismo como maestro y líder espiritual, y yo creo que era esta conjunción la que capacitaba a Steiner para revelar al mundo verdades que (según él mismo afirmaba) habían sido conocidas antes por iniciados, pero que hasta entonces se habían mantenido en secreto. Sin embargo, la falta de integración entre la conjunción del Sol y la conjunción masiva de la Luna revela un dilema que, según parece, todavía no ha sido resuelto dentro del movimiento que Steiner fundó. ¿Hemos de venerar al hombre que nos reveló estas verdades? ¿O veneraremos la verdad misma, de la cual él fue solamente un mensajero?

________________________________________________

NOTA sobre los datos natales de Rudolf Steiner.

En el Apéndice IV de Cartas armónicas. Una nueva dimensión en astrología (p. 319) David Hamblin registra como fecha de nacimiento de Rudolf Steiner el 27 de febrero de 1861, a las 11h 15m p.m. LMT, en Kraljevica (Hungría), 43N42, 20E 43, y cita como fuente de los datos a la esposa de Steiner, vía Fowler's Compendium of Nativities de Jadwiga M. Harrison. Pero inmediatamente nos advierte Hamblin en el mismo lugar de que, según The American Book of Charts de Lois M. Rodden, esos datos son inexactos. Sin embargo, no nos informa de los posibles datos alternativos.

En http://es.wikipedia.org/wiki/Rudolf_Steiner#cite_ref-0 se da como fecha de nacimiento el 25 de febrero, y esta información se acompaña de la nota que sigue:
La fecha de nacimiento de Steiner suele considerarse el 27 de febrero; pero éste fue el día de su bautismo. Véase Christoph Lindenberg: Rudolf Steiner. Rowohlt, 1992, ISBN 3-499-50500-2, pág. 8
En
http://www.astrotheme.com/portraits/z8f8GypjNn6U.htm se asume como válida la fecha del 25 de febrero, a las 11h 15m p.m. (aunque no se especifica que sea LMT). Las coordenadas geográficas son también diferentes, pero ya se sabe que Hamblin nunca fue muy cuidadoso con este importante detalle.

La carta de Steiner calculada con esos mismos datos es la que se muestra en
http://personajesfamososcartaastral.blogspot.com/2010/02/rudolf-steiner.html, donde se hace también un estudio más extenso del personaje.

El armónico 9 de Rudolf Steiner, calculado para el 25 de febrero de 1861 a las 11:15 pm (22h 16m 44s GMT) en Kraljevica, 14E34, 45N16, queda como se muestra en el siguiente gráfico:


Negrita
Armónico 9 de Rudolf Steiner
a partir de los datos de astrotheme.

A pesar de los dos días de diferencia, las dos versiones del armónico 9 son muy semejantes, y ambas muy fuertes. La séxtuple conjunción mencionada por Hamblin se nos parte ahora en dos, una que sigue incluyendo a Mercurio, Marte y Saturno, y otra que sigue incluyendo a Plutón y Neptuno, pero pierde a la Luna. Sin embargo, a cambio de la Luna incorpora a Venus. También la cuadratura Urano-Neptuno, comentada por Hamblin, sigue presente en la versión alternativa. Pero el Sol y Júpiter ya se han separado demasiado como para poder considerarlos en conjunción. No obstante, se forma una nueva conjunción entre Júpiter y el Ascendente armónico, que admite una interpretación parecida.

_________________________________________



Edgar Cayce

Podemos mirar también la carta A9 de Edgar Cayce, que ha sido descrito por Oken como "el más importante vidente, profeta y sanador occidental aparecido hasta ahora en el siglo XX".


Armónico 9 de Edgar Cayce
18 de marzo de 1877, 3h 00m p.m. LMT (-5h 49m GMT)
Hopkinsville, Kentucky, 36N52, 87W26


El grupo de cinco planetas cerca del eje Ascendente-Descendente (Mercurio-Saturno-Urano en oposición a Luna-Marte) muestra la enorme fuerza del poder A9 que Cayce era capaz de dirigir sobre el mundo, para llevar a cabo la sanación. Pero la falta de participación del Sol (excepto a través del quincuncio con Mercurio, que probablemente no es de gran importancia) muestra que la realización personal de Cayce no estaba involucrada. Él estaba contento de verse a sí mismo como el canal a través del cual fluía la energía cósmica.


Armónico 9 de Uri Geller
20 de diciembre de 1946, 4h 00m GMT
Tel Aviv, 32N02, 34E49

Uri Geller, que puede doblar metales mediante su poder psíquico, muestra en su carta A9 una configuración muy similar a la de Cayce (con la misma conjunción Mercurio-Saturno sobre el Ascendente y la Luna cerca del Descendente). Pero en este caso el Sol está también involucrado, mostrando que Geller, en mayor medida que Cayce, está buscando realización personal a través de sus hazañas psíquicas. La naturaleza particular de las proezas de Geller está bien representada por la oposición exacta entre Saturno sobre el Ascendente y Júpiter sobre el Descendente, y también por la cerrada oposición Mercurio-Luna: controlando y dirigiendo su propio poder psíquico a través del poder del pensamiento, Geller puede causar que los objetos externos se vuelvan flexibles y se liberen de la restricción.

Sin embargo, la acusada semejanza entre las cartas A9 de Geller y Cayce deja pocas dudas de que Geller, de haberlo querido, podría haber tenido éxito como sanador y Cayce podría haber tenido éxito doblando metales. Las diferencias entre ellos habría que buscarlas en sus cartas radicales y en sus otras cartas armónicas.


Armónico 9 de Santa Bernardita de Lourdes
7 de enero de 1844, 14h 00m GMT
Lourdes, 43N07, 0W03

Otro caso notable es el de Santa Bernardita de Lourdes. Su carta A9 contiene una muy cerrada cuadratura en T de la Luna (conjunta a Júpiter), Marte y Urano, que parece mostrar su apertura a súbitas y extraordinarias revelaciones de una naturaleza psíquica o sobrenatural; y las igualmente estrechas semi-cuadraturas con Mercurio muestran su determinación para comunicar estas experiencias a los demás.

En todos estos casos de personas con poderes psíquicos hay un fuerte énfasis sobre la Luna en la carta A9. Así que parece que es sobre todo la Luna en la carta A9 la que pone a la persona en contacto con fuerzas ocultas de las que otras personas no son conscientes.

Un caso algo diferente es el de Satya Sai Baba, un milagrero de la India. En la carta radical de Sai Baba el Sol y Venus están sobre el Ascendente (con Saturno), pero en la carta A9 esos planetas están también en conjunción con Júpiter, trígono con Neptuno y sextil con Mercurio, y enlazados en una configuración con todos los demás planetas.


Armónico 9 de Satya Sai Baba
según los datos utilizados por David Hamblin

En este caso parece ser la total y jubilosa confianza en sí mismo de Sol, Venus y Júpiter sobre el Ascendente A9 la que capacita a Sai Baba para tomar conciencia de su naturaleza divina. Sin embargo, la Luna es aún fuerte a través de las semi-cuadraturas con Neptuno y Mercurio y el trígono con Urano.

______________________________

NOTA sobre los datos natales de Satya Sai Baba

Dice David Hamblin que Satya Sai Baba nació el 23 de noviembre de 1926, exactamente a la salida del Sol (calculada para las 6h 09m a.m. LMT), en Puttapurti. De nuevo desconoce las coordenadas exactas y recurre a usar las de una ciudad cercana, Dharmavaran (14N29, 77E44). La fuente de estos datos es Howard Murphet, Sai Baba, Man of Miracles.

En
http://www.astro.com/astro-databank/Sai_Baba,_Sri_Sathya se utilizan unos datos muy parecidos a estos, aunque no idénticos, pero se advierte que la fiabilidad de esta carta es XX en la clasificación de Rodden. Esto significa que la probabilidad de que estos datos sean ciertos es mínima.

En este caso, la fecha de nacimiento es mucho más controvertida que en el de Steiner, ya que aquí ni siquiera se sabe con certeza el año natal. Se dice que estaba registrado en la escuela como nacido en 1929 y se ha especulado con que pudo falsificar su fecha de nacimiento "para coincidir con una «profecía» del religioso bengalí Aurobindo, acerca de que el santo Sai Baba de Shirdi reencarnaría ocho años después de su muerte (o sea, en 1926)".

Pero no se ha podido demostrar fehacientemente ni la falsedad ni la autenticidad de los datos, por lo que tanto la carta como su interpretación deben considerarse con la máxima prudencia.

_______________________________________


Por lo tanto la carta A9 puede proporcionar una indicación acerca de si una persona es capaz de desarrollar poderes psíquicos. Pero para aquellas personas que carecen (o creen que carecen) de esos poderes, la interpretación de la carta A9 puede ser difícil. Esto es especialmente cierto si uno estudia las cartas de personas famosas, porque la mayoría de las personas famosas son conocidas por sus logros activos y no por sus estados de disfrute pasivo. El noveno armónico se relaciona, como hemos dicho, con la capacidad de una persona para la alegría y la felicidad; pero alegría y felicidad son cosas escurridizas, y el objetivo que una persona persigue activamente es más probable que sea un objetivo de victoria del cuarto armónico, o un objetivo de orden del quinto armónico, o un objetivo de inspiración del séptimo armónico, más bien que un objetivo de gozo del noveno armónico.

Por consiguiente, yo no puedo aceptar totalmente la sugerencia de John Addey de que la carta A9 representa "el ideal a realizar" y que es en relación al mapa radical "como el fruto al árbol". El ideal o propósito hacia el cual se esfuerza una persona y el producto del trabajo de su vida, a menudo se ven más claramente en alguna de las otras cartas armónicas.

No obstante, la carta A9 representa un tipo de ideal. Representa el objetivo más alto hacia el cual una persona puede esforzarse, la meta que le proporcionará la mayor felicidad, paz y comprensión; pero para alcanzar este objetivo parece que se debe dejar de lado el esfuerzo implacable que está asociado con los otros armónicos, y abrirse uno mismo al mundo de una forma más pasiva. En este sentido, la carta A9 parece ser muy importante para el asesoramiento astrológico.

Tampoco puedo aceptar totalmente el punto de vista tradicional en la astrología de la India de que la carta A9 (Navamsa) representa el compañero de matrimonio. Sin embargo el noveno armónico está claramente relacionado no sólo con la capacidad personal para la alegría, sino también con la capacidad de uno para difundir alegría a su alrededor. Por lo tanto, la carta A9 puede proporcionar claves acerca del tipo de persona a la que uno puede traer la mayor felicidad, y que puede dar una mayor felicidad a cambio, por lo que puede decir algo sobre el compañero de matrimonio ideal.

En el resto de este capítulo veremos algunos ejemplos más, con la esperanza de alcanzar una mayor claridad en la comprensión del significado de la carta A9.



miércoles, 18 de agosto de 2010

El armónico 9 según Hamblin



David Hamblin.
Cartas armónicas. Una nueva dimensión en astrología.
____________________________

CAPÍTULO 7

La carta del noveno armónico.

(Primera parte)


El Nueve no es un número primo, pero es 3 X 3. Así como la carta A4 es un mapa de la pura Dualidad de la persona, la carta A9 es un mapa de la pura Trinidad de la persona. Los astrólogos siempre han entendido que el número Tres tiene que ver con cualidades tales como placer, disfrute, armonía; así que la capacidad de la persona para desarrollar estas cualidades puede verse en la carta A9.

Pero debe entenderse que el número Nueve representa un tipo de Trinidad más puro o refinado que el que los astrólogos observan habitualmente. Una capacidad de la persona para el placer y el disfrute puede mostrarse en la tercera carta armónica, en la cual los trígonos de la carta radical aparecen como conjunciones. Pero el noveno armónico representa 3 X 3, o "placer en el placer". Representa un tipo de placer que es más profundo, más difícil de experimentar totalmente, pero que conlleva una gran plenitud. Podemos pensar en muchas maneras de describir esto. Para mí, las palabras más apropiadas son gozo, alegría, felicidad y paz. Mientras que los planetas enlazados entre sí en la carta A4 están en guerra unos con otros, los planetas conectados en la carta A9 están en paz unos con otros, porque cada uno brinda al otro alegría y felicidad.

La carta A9 muestra, entonces, una capacidad de la persona para el goce, la alegría y la felicidad, que surge de estar en paz con uno mismo y con el mundo. Pero también (porque las dos cosas son inseparables) muestra la capacidad de la persona para difundir alegría y felicidad hacia los que la rodean.


Maurice Escande


Un ejemplo de esto es Maurice Escande, el director de la Comedia Francesa. Gauquelin dice de él:
Puso en marcha el famoso teatro con gran tacto, cortesía, diplomacia y efectividad. Escande sufría de cáncer hacia el final de su vida, pero nunca exhibió su padecimiento y practicó un callado heroísmo (...) Escande se ganó la admiración y el amor de todos sus compañeros actores, y se cuenta que cuando Isabel II de Inglaterra se encontró con él exclamó "He encontrado el más raro de los seres: un hombre feliz." Escande tenía un talento para ser feliz y para propagar felicidad. Fue tal vez su mejor legado.


Armónico 9 de Maurice Escande
14 de noviembre de 1892, 4h 00m LMT
París, 2E20, 48N50

Como era de esperar, Escande tenía una carta A9 extremadamente fuerte, con los diez planetas enlazados juntos en una misma configuración. Pero la cerrada oposición entre Sol-Venus y Mercurio-Marte sobre el eje M.C.-I.C. muestra que Escande no alcanzó la felicidad sin esfuerzo. La felicidad era un objetivo por el cual peleaba, más bien que un estado espontaneo. Sin embargo, su capacidad para ello era superior a la media.

La felicidad y la persecución de la felicidad es la interpretación más sencilla o secular del noveno armónico. Pero hay abundantes evidencias de que al noveno armónico se le puede dar también una interpretación más profunda. ¿Por qué trae felicidad? Para ser feliz y alegre, un hombre debe estar en paz tanto consigo mismo como con el mundo. En el cuarto armónico se está en guerra con el mundo; en el quinto armónico, el hombre trata de imponer al mundo su propio orden y estructura; y en el séptimo armónico, el hombre trata de imponer al mundo su propio significado imaginativo. Pero en el noveno armónico, acepta el mundo tal y como es. Sabe lo que es, y no intenta hacerlo diferente. Y sin embargo también acepta las limitaciones de su conocimiento. En el sentido más profundo, el noveno armónico tiene que ver con conocimiento, comprensión y verdad.

Y también, para estar en paz consigo misma, la persona debe aceptar su propio lugar en el mundo, sin que importe lo insignificante que pueda ser. La arrogancia y la auto-afirmación de los armónicos anteriores se han ido, y su lugar ha sido ocupado por la humildad. El Nueve no es el número del hombre, sino el número del cosmos. El hombre debe ocupar su lugar dentro del esquema cósmico.