martes, 26 de noviembre de 2013

Agatha Christie, una carta heliocéntrica poco común


Se dice que el número de ejemplares vendidos de obras de Agatha Christie supera los doscientos millones de copias, lo que la convierte en una de las novelistas más leídas de todos los tiempos. Aunque su prosa no era excelsa, sabía cautivar al lector con los mejores recursos de la intriga, con la atención a los detalles, con el desafío lógico de un misterio por resolver, con la fascinación mórbida que el crimen ejerce sobre la mayoría de la gente, con la sorpresa de un final inesperado.

Nacida en Torquay (Inglaterra) el 15 de septiembre de 1890, a las 4:00 a.m. GMT (fuente: Astrodienst), su carta natal (no rectificada) sería la siguiente:


Como suele suceder cuando la hora de nacimiento registrada es una hora en punto, lo más probable es que se trate de un redondeo, de modo que podemos jugar con un margen de error de media hora, poco más o menos. Eso quiere decir que el ascendente podría estar en Leo en lugar de en Virgo y que los planetas próximos a las cúspides de las casas podrían no estar en realidad en la casa en la que aparecen, sino en la inmediatamente anterior o en la siguiente.

Saturno en Virgo en la casa primera concuerda bien con el carácter retraído que se le atribuía y sus reticencias a aparecer en público. El placer de escribir novelas de misterio se refleja, en parte, en la presencia de Venus en Escorpio (el misterio, lo secreto, lo oculto, la muerte) en la casa tercera (escritos, comunicaciones). También es posible que Mercurio, en principio situado al final de la casa 2, esté realmente en la casa 3, o, al menos, incida sobre ella por estar en conjunción a su cúspide. Urano en 3 se puede relacionar con el elemento de sorpresa, deliberadamente buscado en sus escritos, mediante el cual introduce de repente un cambio brusco en la interpretación de la situación de la novela.

Hay una conjunción de Plutón con Neptuno en su casa 10 (imagen pública) que encaja bien con la etiqueta de "Reina del Crimen" que el público le adjudicó. No es necesario aclarar que se trata de "crímenes en la fantasía" (Neptuno). Por otra parte, esta conjunción es generacional, de manera que no sirve para diferenciarla del resto de sus contemporáneos, pero precisamente por eso puede ayudar a entender por qué su propia generación la encumbró tan pronto.

Si pensamos en Venus como regente de Tauro, que es el signo que aloja al Medio del Cielo, su posición en la casa 3 puede justificar, en parte, su profesión de escritora. Quizás también la presencia de todo el signo de Géminis interceptado en la casa 10, o del Nodo Norte de la Luna en Géminis. Pero su Mercurio es el planeta menos aspectado de toda la carta. Las cosas se aclaran un poco más si consideramos la carta dracónica.


En ella, el ascendente queda en Géminis y se proyecta, al cruzarla con la carta tropical, sobre la casa décima de esta última. Además, ahora el Sol, la Luna y Mercurio están en Cáncer, un signo mucho más capacitado que Virgo (su signo solar tropical) para sumergirse en el mundo de la fantasía y el ensueño.

Quizás la proyección de su ascendente dracónico sobre la casa décima tropical, el trígono del Sol a su M.C. (muy cerrado si la hora fuera exacta, pero no tanto si no lo es) o el Gran Trígono Luna - Júpiter - Plutón/Neptuno pudieron ayudarla a alcanzar el éxito. Pero, con todo, nada de esto parece suficiente para explicar el gran impacto que causó su obra. Al fin y al cabo, tanto su carta tropical como su carta dracónica son bastante comunes.

Sin embargo, una mirada a su carta heliocéntrica nos produce enseguida una impresión muy diferente.

Pulse sobre el gráfico si desea verlo ampliado

Aquí sí hallamos una configuración verdaderamente excepcional. Mercurio, Venus, Marte y Júpiter se alinean desde el Sol, enviando trígonos a Neptuno y Plutón, que se enlazan con Saturno por cuadraturas. El cuadro de aspectos es mucho más trabado y cerrado, más potente y expresivo. La asociación de Mercurio con Venus hace posible que el discurso hablado o escrito se convierta en una obra de arte. La asociación de Mercurio con Marte hace posible que los impulsos agresivos se confinen al territorio de lo mental o al campo de la representación. La asociación de Mercurio con Júpiter convierte el discurso oral o escrito en una aventura gratificante capaz de impulsar al nativo hacia el éxito. La asociación de Venus con Marte permite presentar un acto de violencia desde una perspectiva estética.


Están también, por supuesto, las cuadraturas de Saturno a Neptuno y a Plutón, que, por tratarse de planetas lentos y alejados del centro del sistema, se pueden observar en las tres cartas.

Cuadraturas heliocéntricas de Plutón y Neptuno con Saturno
en el nacimiento de Agatha Christie

Probablemente, los encargados de escenificar estas cuadraturas en las novelas de Agatha Christie sean los asesinos más calculadores, como, por ejemplo, los doce pasajeros que comparten el vagón del Orient Express para llevar a cabo un acto criminal de venganza perfectamente planificado y coordinado.  Los aspectos de estos tres planetas con Mercurio y los demás planetas alineados con éste les permiten expresarse a través de ellos con una fuerza extraordinaria.

Alineación heliocéntrica de Mercurio, Venus, Marte y Júpiter
en el nacimiento de Agatha Christie


© 2011, Julián García Vara


1 comentario:

  1. Muy interesantes tus artículos, los leo habitualmente, muchas gracias.
    Gloria

    ResponderEliminar